viernes, 3 de septiembre de 2010

Fin de semana marxiano (II)

.


El año pasado escribí acerca de la versión corta de Noticias de la Antigüedad Ideológica de Alexander Kluge, sobre su génesis a partir de un proyecto trunco de adaptación de El Capital en plena crisis del '29, y de los desafíos que presentaba su transposición.
Vista hace pocos días la extensa versión original de más de 9 horas, me urge ahora consignar el espíritu humorístico que la atraviesa.
.
Biocosmistas rusos juzgaban injusto que las generaciones anteriores a la revolución no disfrutaran de sus beneficios y se proponían resucitarlas científicamente para establecer la inmortalidad.
Más allá de lo delirante, éste y otros hechos efectivamente acontecidos (el artista que quería abolir el sol en detrimento de una luz artificial creada por el hombre, por ejemplo), permiten entrever un tiempo en que algunos imaginaban cualquier utopía como factible.
En la película nos reimos.



Dos jóvenes agentes de la Stasi (el temible organismo de inteligencia de la RDA) recitan al unísono como un mantra frases de El Capital e intentan comprenderlas, pero el texto es sumamente intrincado, casi ininteligible, y están en vísperas de un examen; entonces, tratan infructuosamente de memorizarlas y al final optan por preparase machetes.
El sketch es divertido y ellos nos inspiran ternura pero...¡son de la Stasi!
.
¿Cómo sonaba la voz de Marx?
Un cómico lo personifica (hay ecos de los Monty Phyton ahí) para proferirla muy finita y diciendo: “Proletarios del mundo, uníos”.
Ese sí es un momento desternillante.
.
Si Marx viviera, comenta luego el actor, sería asesor de Angela Merkel, y ya no tendría la voz agudísima porque habría tenido coaching para lograr presentaciones efectivas.
Bueno, a la luz de los impresentables del mundo que se autodenominan socialistas, esto parece plausible, pero genera más un rictus que una carcajada.
.
¿Cómo resumirías el pensamiento de Marx en una sola frase?
“El ahorro es la base de la fortuna”
Un latigazo de absurdo que provocó risotadas. Atribuirle esto a Marx es como hacer que coincidan una máquina de coser y un paraguas en una mesa de disección: surrealismo puro. Y sin embargo, piénsenlo, ¿por qué no pudo haberlo dicho? ¿no podría referirse a la acumulación de riqueza por la clase dominante?
.
Este humor no sólo no banaliza la profusión de marxismo explícito en el film, sino que, al teñirlo de leve ironía, facilita debatirlo desde un presente posmoderno que lo considera "antiguedad ideológica".

.

3 comentarios:

  1. Por si algún lector del blog no me conoce, soy alguien que hace uso y abuso de la ironía como consecuencia de una formación en un postmodernismo ya obsoleto.
    Como descargo les diré que es, no la mejor, sino la única forma que encuentro para amalgamar la admiración y el desprecio que me provocan los que creen en algo; lo ridículo y a la vez conmovedor que me resulta escuchar a aquellos que tienen una causa por la que luchar o al asombro y el desinterés que me provocan los que enuncian las cosas importantes de la vida.
    Es que adjudicándole a Marx la idea de que el ahorro es la base de la fortuna, no sólo hacemos gala de un fino humorismo, sino que al mismo tiempo podemos guiñar un ojo y hacerle intuir a alguien, incluso a nosotros mismos, que poseemos algún tipo de sabiduría.
    Pero el postmodernismo ya fue. Si Marx viviera haría un casting por tele para buscar novia o se grabaría tirándose un pedo en una bañadera y lo colgaría en youtube. Como ven, siempre se puede hacer una nueva reinterpretación de El Capital y como prueba me remito a La Biblia.

    ResponderEliminar
  2. El postmodernismo sigue vigente en tanto uno de sus axiomas, que los Grandes Relatos filosóficos, políticos e históricos "fueron", continúa siendo la coartada de muchas personas que rebotan por la vida con la convicción de que nada debería ser demasiado pensado (ni repensado)

    De una manera muy original, esta película pone una cuña ahí.

    ResponderEliminar
  3. Como lamento no haberla visto (ese fin de semana era el cumpleaños de mi viejo y lo pase en Banfield)
    Hay que bucear en el internet profundo y encontrarla. Claro que tenerla en alemán y sin subtítulos puede ser una experiencia aún más frustrante que no verla

    ResponderEliminar