viernes, 27 de agosto de 2010

Fin de semana marxiano (I)

.
Nota preliminar
Esta experiencia tan particular que mi amigo Norberto y yo compartimos el último fin de semana - disponible una vez más en el que está por comenzar, para quien se le anime - no hubiera sido posible sin la generosidad de nuestras bellas esposas. Vaya este agradecimiento a las dos por habernos permitido ausentarnos gran parte del viernes, sábado y domingo; nos sentimos honrados en nuestra condición de cosas, independientemente de nuestro valor de uso y de cambio.




Cuando se proyectan en salas, las escenas y los diálogos de los films sólo pueden dirigirse hacia delante, no permiten volver atrás; si cabeceaste o te distrajiste, chau, te perdiste algo. En esto, un dvd en casa siempre triunfa (y ni hablar un libro leído a nuestro ritmo). Pero hay algo del orden de la totalidad que se escapa cuando la experiencia no es tan inmersiva.

En la pantalla de la sala Lugones, los numerosos bloques secuenciales chocan entre sí, y fugaz, encajado en uno de ellos, un comentario sugiere la posible lectura global de todo el asunto.

Todo el asunto no es poca cosa: Noticias de la Antigüedad Ideológica: Marx-Eisenstein-El Capital de Alexander Kluge, un film/seminario de 9 horas y media dividido en tres partes proyectadas en tres días consecutivos.

En cuanto al comentario, lo cito irremediablemente de memoria, hay tal sobreabundancia de conceptos apilándose en Noticias… que más de una vez hubiera querido apretar “pause” para degustarlos:

"Marx toma de Hegel que cuando resulta complejo hacer tangible una idea, conviene usar la metáfora"

Y el filósofo social Oskar Negt, en diálogo con Kluge, lo ejemplifica citando el Manifiesto Comunista de 1848, ése que comenzaba diciendo que un fantasma estaba recorriendo Europa, el del comunismo, y que Papas, zares y cancilleres se estaban uniendo contra él.
En el contexto de nuestro 2010 "comunismo" evoca precisas definiciones y cronologías de acontecimientos, pero ¿qué era a mediados del XIX sino una imprecisa idea de organización social diseminada por movimientos revolucionarios?
Por eso, esa figura retórica del espectro acechando, aterrorizando al establishment del viejo continente, daba en el clavo.



Análogamente, la propia forma del film, con su desafiante duración y sus fragmentos disímiles en ritmo y tono, resulta una perfecta metáfora de la imposibilidad de “congelar” la significación de un libro -cualquier libro- a la hora de su representación cinematográfica.
Y es evidente que esto se potencia cuando hablamos de uno de economía política y tan escasamente narrativo como El Capital, que habrá tenido casi más grupos de estudio que La Biblia pero carece de su caudal de peripecias aptas para Hollywood.

(Esperen... ¿qué tal un western metafísico donde el “muchacho” es el dinero y debe atravesar las distintas transformaciones a las que la burguesía lo somete?)



Y arduo como El Capital es amagar glosar la película, corremos el riesgo de describir en detalle todo lo que desfila y suena, so pena de traicionarlo: las micro narraciones con diseñadísimos intertítulos que jamás se repiten, el diálogo intelectual, los sketches sutilmente paródicos, la música industrial, los extractos de vanguardias operísticas; en fin, huyamos de un intento que demandaría un tiempo equivalente al de su metraje. Construir una ciudad trazándola sobre otra idéntica ya construída es, por otra parte, un esfuerzo borgiano que no estoy dispuesto a encarar.

Sí especifiquemos que con tales recursos formales Noticias... abre el juego para poder discutir cómo reverbera hoy un texto del SXIX que marcó, de una manera u otra, a todos los protagonistas del XX.



(El capitalismo sobrevivió a su propia decadencia y arrasó con muchos de los postulados anticipatorios de Karl; sin embargo, ha ratificado rabiosamente el que dice que sólo puede avanzar destruyendo, y así está nuestro planeta)

La película es didáctica a su manera, pero no es difícil perderse (o marearse) en su exigente vorágine.
¿Qué es entender, finalmente?
Tal vez apenas intuir la punta del ovillo.
.

5 comentarios:

  1. Y dale con Marx !!!! Cuando un comentario acerca de una peli (comedia)de las de universidades,o de las inglesas/Irish q tanto me gustan a mi?!?!?!.Tu blog esta re bueno,pero no hay que descuidar a tus lectores mas sencillos....

    ResponderEliminar
  2. "Marx toma de Hegel que cuando resulta complejo hacer tangible una idea, conviene usar la metáfora"

    Alguien se ve compelido a explicar la teoría de la relatividad a un grupo de a neófitos insistentes y comienza a hablar de espacios cuatridimensionales de Minkowski y de geometrías no-euclideanas y no lo entienden.
    Opta por hablar de transformaciones de Lorentz aplicadas a una velocidad de las luz constante en cualquier sistema inercial y tampoco.
    Recomienza con tiempos que se dilatan y distancias que se contraen y empieza a notar que por lo menos el auditorio reconoce las palabras que utiliza, aunque siguen sin entenderlas.
    Luego de varios intentos más, se encuentra hablando de trenes que salen de Constiutición a una hora y llegan a Banfield a otra, cruzándose en Lanús y cosas por el estilo y finalmente es comprendido.
    ¡Claro que lo que estaba hablando nada tenía que ver con la teoría de la relatividad!

    Las metáforas son peligrosas. Pueden devenir en una URSS.

    ResponderEliminar
  3. Kike:
    Me estás planteando demasiadas pruebas, ver por primera vez ciertas películas y, en otros casos…¡¡volver a verlas!!
    Esto es un humilde blog, pero no llega al sacerdocio.
    Abrazón.

    ResponderEliminar
  4. Rody:
    Es cierto que la simplificación genera monstruos. Justamente por eso Kluge no se propone explicar El Capital sino hacer chocar bloques heterogéneos (narrativos, no narrativos, musicales, filosóficos, sociológicos, humorísticos) estimulándonos a repensar los efectos de ese libro fundante a la luz de hoy.
    La forma caprichosa de la película, difícil de codificar en términos de lo conocido, sumada a su duración, la convierten en toda una aventura intelectual. Y exigente.
    Ella misma, creo, es la metáfora de su inasibilidad.

    ResponderEliminar
  5. Apoyándolo a KikeT, por lo menos podrías hacer un comentario de la avant premiere de Goy Story 3, que fuera anunciada en la sección de Kosher Waters de PC y sus Videos.

    ResponderEliminar