miércoles, 11 de mayo de 2011

Apunte edin(burgués)

Difícil decidir qué ponerse. Aquí, en Edinburgo, cada día porta las cuatro estaciones, y una frase da cuenta de esta histeria meteorológica: si no te gusta el tiempo, esperá cinco minutos…
Que el grueso de la población fije su horario de cena a las 18:00 y a las 21:00 ya esté durmiendo (mientras afuera brilla el sol) tampoco ayuda a superar la extrañeza de unos visitantes porteños deseosos de aventura. Y todo es tan verde y silencioso que could be dangerous for our health.



Pero sólo es una cara de la moneda, la luz apenas deja entrever el costado Twin Peaks del asunto. Oxgangs, el suburbio sudoeste donde estamos parando, con sus edificaciones a repetición y su poco movimiento, sugiere –y nos han comentado al respecto- sórdidas historias de alcohol y drogas duras, hayan acontecido o no, que generan dudas en muchas familias a la hora de permitirles a sus niños elegir con quien jugar. Aún así, es un lindo barrio lleno de parques y buenos modales, a sólo 10 minutos del centro de la ciudad, donde están los castillos que nos hacen soñar.
Habrá barrios terribles seguramente inspiradores de las novelas de Irvine Welsh, pero a Oxgangs lo veo más bien como un lugar de clase media o media baja en donde el inglés Mike Leigh podría haber ubicado a los típicos personajes de sus películas, esos con trabajos intermitentes, afecto contenido y dificultad para relacionarse.



La mirada es turística y, lo admito, puede pecar de generalización. Sin embargo, ¿no es evidente, mientras se recorre Edinburgo, cómo su fisonomía expresa tironeos que sólo pueden ser políticos?
Como en todas las ciudades de la vieja Europa, los rastros palpables (y bien conservados) de siglos de historia conviven con la más desaforada hipermodernidad.
Lo particular aquí es que todo viene salpicado por una marca incómoda, la de la soberanía inglesa, presente en las banderas que flamean en los más bellos palacios. Y en primorosos comercios temáticos armados especialmente por la boda de William y Kate, algo que emboba a muchos súbditos y a otros indigna (“Nada que festejar: un casamiento al que no te invitaron y todos estamos pagando”).

Esta dialéctica que quise leer paseando por la ciudad se ha explicitado en las elecciones parlamentarias de hace pocos días:
El Scotish National Party, que quiere la independencia de Escocia y que ya venía con Primer Ministro en el gobierno, ganó por afano, sumo unas cuantas bancas y demanda ahora más poderes a Londres, sobre todo en lo que hace al manejo de su economía. Al Partido Laborista, su único rival con posibilidades, le fue mal, perdió asientos y –con esto hizo campaña- advirtió acerca del peligro del separatismo y la desprotección que podría padecer Escocia ante una crisis global sin el paraguas inglés.

Interesting, isn´t it?
Después de Egipto, Libia, Siria…¿¿¿Escocia???
Apenas podemos contener la ansiedad ¡todo nuestro apoyo a las Brigadas Revolucionarias María Estuardo!

3 comentarios:

  1. Hablando de ingleses, realeza, soberanías varias y paraguas...
    Imposible olvidar aquel UMBRELLA que nos vendieron en tiempos de Carlos Saúl I

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ady, más cosas políticas disparan reminiscencias del terruño. Fijate ésta, muy actual: en las elecciones parlamentarias los que perdieron como en la guerra fueron los conservadores y sus socios minoritarios, los demócratas liberales, en una coalición que, supuestamente, los iba a potenciar y que a los últimos los puso casi al borde de la extinción.
    Saludito.

    ResponderEliminar
  3. Pablooooo!!!!, soy yo, no te desmayes!!!!, jajaja te cuento que ese seria un lugar especial para mi sobre todo por la boda, el alcohol y... bueno las drogas no jajajaj, me encanta ....espero que la estes pasando muyyyyy mien a pesas del tiempo, yo ya tengo pasaje para el dia 05/06 a la noche iuppppi!!!!pero todavia homeless, jajaja ademas te cuento, aca mucho trabajo de afuera y adentro, soy tapa de ELLE y trabaje para la nueva opublicidad de Coca Cola, por lo tanto .....tengo todo medio abandonado y entre ellos a andy, ya me pidió el divorcio!!!!jajajaja por lo demas todo muy de izquierda!!!jajajajajaj
    Besos besos pasenla super bien!!!
    los quiero

    Sergio

    ResponderEliminar