martes, 3 de mayo de 2011

Way to Scotland


Asesinado Osama hace unas horas, hermoso día para atravesar tres aduanas.
Que es exactamente lo que a mi esposa y a mí nos tocó vivir en Sâo Paulo, en Heathrow y en Gatwick, desde donde estoy escribiendo ahora. Por un puro azar no damos con el physic du rol que, racismo de por medio, pone a todo sospechado de oriental a contestar demasiadas preguntas.

El próximo vuelo y nuestro destino final es Edinburgo, tenemos familia allí, y si bien hemos estado en Londres hace un par de años, Escocia nos resulta por completo una terra incognita.

Bueno, no tanto, sabemos que muchos de sus habitantes odian a los ingleses y que su Primer Ministro no es laborista ni conservador sino del Scotish National Party, que pregona por la autonomía del país (mientras el petróleo del Mar del Norte se legisla desde Inglaterra). Y un dato leído al sesgo: estamos llegando en semana de elecciones parlamentarias.

Por lo demás, y en plan de recabar nuestra pobre enciclopedia, nos viene a la memoria una de Los tres chiflados en la que Moe, Larry y Shemp eran detectives escoceses en un castillo cuyo dueño los convidaba con un añejo licor… ¡pero sólo permitiéndoles oler el corcho!


¿Qué más?

¿Encontraremos rastros del Edimburgo que plasmó Sylvain Chomet en su dibujado homenaje a Tati? ¿y yonquis maldiciendo la mala suerte scottish de haber sido colonizados por un Imperio decadente, como en Trainspotting?

Sí sé que voy a intentar localizar a Stevenson, a Conan Doyle y al Walter Scott de Ivanhoe, para agradecerles mi temprana pasión por la lectura cuando los conocí mediados por la colección Robin Hood y los libros juveniles de Iridium.

Y que voy a visitar el palacio de Holyroodhouse, donde reinó brevemente Katherine Hepburn (es decir: María Estuardo), y en cuya recámara presenció el vil asesinato de su secretario John Carradine (es decir: el italiano Rizzio). La película se llamó Mary of Scotland, la dirigió John Ford y no era un western.


Conque, suddenly, el blog pasa a estar intervenido por un viaje.
Y, como de costumbre, un mapa cultural inescindible de mí recubre las geografías y me las potencia en emoción.

.

5 comentarios:

  1. Buen viaje, Taskares. Agucen el oído porque todo el ingñés aprendido durante años no les servirá de mucho en las lejanas tierras del tosco Heathcliff y el escurridizo Nessy. Si tienen oportunidad, saluden a Billy Connolly de mi parte y, ya que están, diviértanse.
    Besos
    Claudia Hercman

    ResponderEliminar
  2. Estará intervenido por un viaje, pero el tema siempre es el cine.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ir a Escocia y ser abstemio, PabloT, puede traerte casi tantos problemas como cruzar fronteras portando turbante y barba.
    Ah! y no te olvides del Gordo Porcel, quien portando su kilt rememoraba los lagrimones que le extraían los vientos de Glasgow.

    ResponderEliminar
  4. Hi, there!
    Soy un Zelig rapidamente adaptable a todo nuevo entorno y, créase o no, hay lugares en donde me siento como en casa. Esto, of course, no aplica respecto a la gente que circula (¡y bebe!) por aquí.
    Claudia: Nessie atiende en el lago, lejos de Edimburgo. By the way, ¿quién es Billy Connolly?¿no te referirás a Sean Connery,el muy escocés?
    Ady: no el tema pero sí el ambiente, siempre hay mucho cine flotando por mi cotidianeidad. Vamos a ver, incluso, si me pongo a escribir algo sobre una Gran Peli que vi en el Filmhouse (un lugar mágico, like the venue of the Bafici in the Abasto, something like a temporary homeland).
    Rody: bueno, mis buenas cervezas me las estoy llevando puestas, pero sí, es cierto, el Scotch me ne frega.
    Saludos a todos. Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  5. El hábitat natural de Nessy será el Loch ("lago" en Scottish, "agujero" en Idish - ¿Acaso tendrá Mary Stuart raíces mosaicas?) pero en todo Escocia es un sentimiento. En cuanto a Billy Connolly, es un well known cómico escocés cuyo humor y acento me divierten y al que JAMAIS confundiría con Sir Sean Connery. ¡Cómo estoy con los idiomas!

    ResponderEliminar