miércoles, 15 de diciembre de 2010

El Cementerio de Praga: 1- Eco de Dumas

Por: Rody


Los azares que me hacen recorrer mi biblioteca me llevaron a principio de este año a rescatar del olvido a los 7 libros en los que devino el folletín de Alejando Dumas “José Bálsamo (Memorias de un Médico)”, folletín que junta (y a veces amontona) la liturgia masónica con la teoría del Magnetismo Animal de Cagliostro, la vida en la corte de Luis XVI, María Antonieta y la Revolución Francesa, con varios ingredientes más, enhebrados todos ellos, en una historia de amor imposible entre un plebeyo y una desdeñosa noble, y decorado por un desfile de personajes históricos como Rousseau, Marat o Roberspierre junto a todos los nobles de renombre de la época.

Quiso también el azar que justo este diciembre, antes de finalizar el año, se publique en Argentina la última obra de Umberto Eco “El Cementerio de Praga” en la que se combina ideas ya desarrolladas previamente en sus dos novelas anteriores.
Esta vez, en lugar de reciclar los elementos del pulp como en “La misteriosa llama de la Reina Loana”, toma justamente los elementos del folletín de Dumas para relatar la historia de un falsificador, pero no de reliquias sagradas como en “Baudolino” sino de los “Protocolos de los sabios de Sión” y otras desmesuras y documentos que sirvieran para “demostrar” las terribles maquinaciones que judíos, jesuitas o masones (y a veces todos ellos juntos) tramaban contra las distintas potencias europeas del siglo XIX, según fuera la necesidad del servicio secreto interesado en adquirir la falsa evidencia.

La novela, contada en retrospectiva desde una fecha cercana al 1900, va recorriendo la historia del recrudecimiento de los nacionalismos europeos a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX. Está escrita en forma de diario por el capitán Simonini con acotaciones de el abate Dalla Piccola (su alter ego: nuestro protagonista es diagnosticado como esquizofrénico por el mismísimo Froïde) y de un Narrador que usa Eco para agilizar el relato.

Y nos hace pasear tanto por la Italia de Victor Manuel como por la campaña de Garibaldi en el sur italiano (más Dumas como personaje secundario), para luego llevarnos al Paris del 2do Imperio a presenciar la declinación, la caída de Napoleón III y el surgimiento de la 3ra República.
Lejos de las aventuras de capa y espada tan habituales en los citados folletines, el libro rápidamente toma el tono de un informe casi académico sobre el estudio de los antecedentes, le deformación y la lisa y llana invención de los documentos que “certifican” las grandes teorías conspirativas de la época.

CONTINUARÁ...
No se pierda la apasionante continuación de este post en:
“El Cementerio de Praga 2- Los protocolos de lo Políticamente-Correcto”


Nota
El libro fue publicado en Argentina por Sudamericana bajo el sello LUMEN/Futura hace unos pocos días en Diciembre de 2010. Se consigue en todas las librerías al módico precio de $85 (10% de descuento en Librerías Hernández comprando con tarjeta de débito del Banco Francés) por lo que, comparando con los 23 € con que vende en España, podemos concluir que los Kirchner han cumplido parcialmente el sueño del Simio Libanés: si bien no hemos entrado de lleno al Primer Mundo, por lo menos pagamos casi los mismos precios. ¿No es chic?
Eso si, el papel y la tapa tal vez no sean muy del primer mundo. No he visto la edición española de "El Cementerio de Praga" pero, comparada con la edición de "Baudolino", ésta es cualitativamente inferior.
.

1 comentario:

  1. Que voy a leer “El cementerio de Praga” es una certeza a corto plazo, pero tu descripción disparó mi ansiedad. A esto sumale la lectura casual de unas inefables declaraciones que Eco hizo sobre Berlusconi donde, además de catalogarlo como “muerto viviente muy peligroso” sospecha –no sin vanidad- que la novela está arrasando en Italia porque habla de fraudes, falsificaciones y mentiras tan vigentes en el XIX como hoy; o porque sus compatriotas, habida cuenta de la cantidad de veces que han votado al Cavaliere, están locos.

    La ironía de esto es que, a pesar de sus múltiples escándalos sexuales, financieros y políticos, Berlusconi acaba de zafar de una moción de censura en la Legislatura de su país (por escasos tres votos de diputados izquierdistas que cambiaron su voto, mmmmm…), y con su gobierno seguirá legitimando un folletín que hace rato se ha desplazado de la ficción a la realidad.

    ResponderEliminar