miércoles, 16 de diciembre de 2009

Popcorn con el Anticristo - Dolor

.
.
Previously:
En el capítulo anterior, a ÉL y a ELLA, la pareja protagonista, se les moría el hijo mientras hacían el amor: ¡se lo merecían, por disfrutar de coger!
También pasaban otras cosas que resulta inútil repetir si las pueden leer acá.
En el presente de la acción los encontramos trasladados a su cabaña del bosque. ÉL, psicólogo de profesión, le arma una terapia (!) para que enfrente sus miedos y pare de atormentarse por la culpa.
Todo fenómeno, pero la fauna del lugar se nos va revelando como medio siniestra, y la flora tiene más vida propia que el bosque de Macbeth.












.
.
Chapter II - Pain (Chaos reigns)

Es la noche y ambos duermen en la cabaña. Ruidos. Son bellotas que rebotan en el techo y caen.(Esta idea visual y sonora crea una atmósfera de inquietud muy lograda.Se respira desasosiego)

Al otro día, ÉL le prepara "ejercicios".(Prepárense para la transcripción de otro diálogo inolvidable:)

ÉL
Correr no sirve de ayuda, tienes que sentir realmente la hierba.Quiero que camines de esta roca hasta ésta.

ELLA
No puedo hacer esto.

ÉL
Puedes y lo harás. Así como yo.

Agitada, ELLA lo logra.

ÉL
¡Lo hiciste! Has aprendido algo, ¿no es así?

ELLA llora.

(Les propongo otro "ejercicio": suplantar imaginariamente en la conversación precedente a ELLA y a ÉL por Daniel y el maestro Miyagi de El Karate Kid. Allí, el sensei implementaba el mismo tipo de inductividad hollywoodense hacia la recuperación de la autoestima)

Ese momento de victoria personal dura poco, porque wuuuuuuuuuuu... (recurso sonoro ya suficientemente descripto y que, a fuerza de repetición, ahora nos convierte en perros de Pavlov provocándonos salivar esperando la próxima atrocidad).

Un pichón cubierto de hormigas cae casi muerto de la rama de un arbol cubierto de hormigas. Un cuervo (¡criiiiii!) se arroja sobre él, se lo lleva y comienza a masticarlo (lo cual vemos en didáctico plano detalle).

Obviamente, ante esa visión ELLA vuelve a angustiarse y entra en una nueva crisis.Extraña a su hijo y lo dice mientras ÉL, cariñoso, le besa la cabeza.










.
Corte.
ÉL recortando imágenes en las que se lee "Gynocide" (Feminicidio).
Corte.
ELLA escribiendo en la cabaña - esto podría ocurrir en el pasado y ser un flashback encubierto - es interrumpida por el llanto de su hijo. Sale a buscarlo por los alrededores, no lo encuentra, regresa desesperada y se sorprende al hallarlo jugando muy tranquilo. Pero el llanto aun continúa allá afuera y sale nuevamente a explorar.

(A título de nada, parte 1) Sobreviene un hermosísimo fundido del horizonte arbolado con el pelo llovido de ELLA.

(Si en ese episodio del llanto infantil que ELLA escucha en la cabaña podría subyacer la lógica de los sueños, por piedad voy a saltear la explicación seudo psicoanalítica que ÉL le propina)

Empieza a haber cierta agresión de ELLA a ÉL.
(Y también frases rimbombantes del tipo "Las bellotas caen en el techo. Siguen cayendo y cayendo y muriendo y muriendo; y entendí que todo lo que era hermoso en el Edén tal vez era repugnante" o "Ahora puedo oir lo que antes no podía oir, el grito de todas las cosas que van a morir" o "La naturaleza es la iglesia de Satanás". Es decir, poco a poco von Trier va agotando el recurso al psicoanálisis para avanzar, desde las frasesitas, hacia un popurrí de nihilismo, simpatía por el demonio y predestinación)









.
.
.
(A título de nada, parte 2) Sobreviene un plano de ÉL mientras le llueven bellotas y se escucha, ¿adivinen qué?: wuuuuuuuuuuu...

Comienza un nuevo día. Café en el porshe. A ELLA se la nota distendida, manifiesta haber dormido bien y estar feliz de que ÉL se encuentre allí. Dice que está curada, y sonríe.

(Charlotte Gainsbourg: a veces la veo hermosa y me embelesa, otras veces la veo horrible y me repele. Curiosamente, ambas sensaciones cuasi físicas suelen alternarse en una misma película, independientemente de quién la dirija y cómo la fotografíe. Lo mismo me pasa con la actriz norteamericana Catherine Keener). Deambulando solitario por el verde abrumador del bosque mientras el viento mece las hojas, ÉL toca algo peludo (¡CLANK!, Lars nos pega un susto sonoro que obra como despertador justo cuando nuestra atención hacia la peli se iba tornando flotante, y se alternaba con pensamientos sobre cómo organizar la semana laboral o recordar fechas de cumpleaños):
un zorro medio destrozado sacado de un cuento de Beatrix Potter que, muy serio, efecto digital mediante, dice:









.
El Caos reina!"

(Upalalá, Apocalipsis arrff.
Por supuesto, ya salieron posters paródicos y remeras)
















(Continúa en Popcorn con el Anticristo - Desesperación)
.

2 comentarios:

  1. "... se les moría el hijo mientras hacían el amor: ¡se lo merecían, por disfrutar de coger!"

    Dado que el resultado natural del coito (la Liga de Madres de Familia me avala en esta aseveración) es el nacimiento de un hijo y no su muerte, ¿la película no debería llamarse la anticogida?

    ResponderEliminar
  2. Rody:
    Por absurdo que parezca, es más que probable que la Liga de Madres de Familia haya financiado esta película.
    Me explico: ¿te acordás de Videodrome, con el durísimo canal porno que generaba adicción hasta la locura, cuando al final se descubría que detrás había un grupo ultraconservador que, justamente, lo había creado para castigar pecadores?
    Bueno, sospecho algo así.

    ResponderEliminar