sábado, 28 de noviembre de 2009

Sí, ya sé, cada obra debe ser considerada en forma autónoma pero...

.


.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
(a propósito de Antichrist, lo último de Lars von Trier)


Una cosa es jugar a ser demiurgo y otra creer serlo.
¿Por qué Lars von Trier se obliga a mantener esa postura de genio más allá del bien y del mal? Sus declaraciones, cuando presentó en Cannes este mamarracho -sí, seamos claros, al pan pan - eximen de mayores análisis: que me guía la mano de Dios, que soy el mejor del mundo...

No puedo evitar depreciar, a la luz de de su decir y de Antichrist, mi estima hacia varios de sus films anteriores, algunos grandes de verdad. Es que cuando terminás de ver su ultimo opus te das cuenta que el tipo está infladísimo, que se la cree en serio. Como si ser danés y limitar con Suecia lo conminaran a sentirse un poco Bergman (que Dios, que el Hombre, que el Edén, que la ablación de genitales...)

O bien

el tipo sigue siendo un maestro del marketing personal, no olvidemos que a mediados de los ´90, a partir de una serie de reglas de filmación autoimpuestas para "rebelarse" contra el cine predominante al que juzgaba falso, fue uno de los creadores y el máximo publicista de aquel Dogma que tuvo epígonos hasta en Argentina. Biblia práctica que, inclusive, otorgaba un certificado de adscripción a sus mandamientos ¡y que debía mostrarse en pantalla antecediendo las películas!


(Al margen, el mejor fruto de ese árbol programático fue La Celebración de Thomas Vintenberg: la cámara en mano, la iluminación natural y el sonido directo no posproducido le sentaban como anillo al dedo a esa historia de terribles revelaciones familiares irrumpiendo el festejo patriarcal)
.

6 comentarios:

  1. -"Esas distinciones que establece entre nobles y vulgares, entre lo apropiado y lo que no lo es, me parecen arbitrarias y carentes de sentido, como lo serían para usted las castas y costumbres de los hindúes" -respondió Elisa.
    -Son refinadas precisamente en su irracionalidad y arbitrariedad –le corrigió el conde D’Avaux-. Si las costumbres de la nobleza tuviesen algún sentido, cualquiera podría deducirlas y convertirse en noble. Pero el ser incoherentes y carentes de sentido, por no mencionar que cambian continuamente, la única forma de conocerlas es inculcándolas, absorberlas a través de la piel. Eso las convierte en una moneda casi imposible de falsificar.
    LA CONFUSIÓN (Neal Stephenson)

    ¿Donde termina la nobleza, empieza la pelotudez?

    ResponderEliminar
  2. No vi Antichrist, pero tengo ganas de alquilarme "La celebracion" Mi mama la vio y me dijo que estaba buena. De Bergman vi El huevo de la serpiente hace mucho y me encantó. Es la descripcion perfecta de como se va acercando el mal, lo siniestro que se presenta de como si fuera algo natural, se disfraza de normalidad (y justamente por eso es siniestro) y casi sin darnos cuenta nos va poniendo un pie encima. Me parecio que Woody Allen trató de hacer algo parecido a Bergman en Recuerdos, pero... no le salio muy bien. Ja ja , es la promera vez que logro ser objetiva con una peli suya. Es un avance.

    ResponderEliminar
  3. En mi cabeza esta Antichrist se me está volviendo problemática. Será porque hace 3 días mi esposa y yo estamos incurriendo en unas mini vacaciones en Mar de las Pampas, frente a un bosque lleno de árboles espigados y flacos tan hermosos como oscuros - esto potenciado por la tormenta de lluvioso barro - que remiten a las imágenes más intimidantes del film de von Trier.
    ¿Habré de reconsiderarla por su poder residual?
    Mmmmm...seguramente la cosa no acabará así, es probable que siga escribiendo luego de, si el tiempo lo permite, volver a verla.
    Verán, es como si misteriosamente alguien hubiera presentado un recurso de amparo por esta peli a la que he "liquidado" con un juicio sumarísimo.

    ResponderEliminar
  4. Rodi, muy atinado lo de Neal Stephenson, dan ganas de seguir leyéndolo. No sé si aplica del todo al caso von Trier, de quien no me molesta su arbitrariedad sino esa falta de coherencia y cohesión interna que tiene su film e intenta salvar con - valga el neologismo - gore de qualité.

    Radar,¿así tan terminante: "Ladri von Trier"? ¿No te gustó nada de lo que filmó?
    (Amo "Las Cinco Obstrucciones")

    Carla D, La Celebración es el Ingmar Bergman que le hubiera gustado hacer a Woody Allen (a quien apenas rozó superficialmente en Interiores o en La Otra Mujer).

    ResponderEliminar
  5. Mmmmmm... Bergman! eso!!!, con mis amigos decíamos que Antichrist es como una versión mal lograda de "La hora del lobo".
    Me reí mucho con el zorrito que dice "CHAOS REIGNS". Y sí, reinaba el caos, pero dentro del set de filmación.

    ResponderEliminar