viernes, 16 de julio de 2010

El juguete en su laberinto

.
.
(A Manu)
.
La trama de Toy Story 3 vuelve a sugerir un posible dilema ante Pixar: ¿dónde ubicar sus “chiches”? ¿junto a las infantiles de Disney? ¿ con bambis y cenicientas? ¿cerca de schrecks y madagascares?
El "sentido común" dice que sí, y que conseguite un hijo o algún sobrino para usarlo de coartada y no tener que andar dando explicaciones sobre qué hacías solo en el cine lagrimeando con WALL-E.

Pero revisemos, porque "infantiles" de una manera pueril son esas películas obvias cuya fórmula gastada se adivina desde el primer fotograma, productos que subestiman la inteligencia del espectador independientemente de su edad. Y esta nueva entrega de la saga de Woody, Buzz Lightyear y compañía, a puro talento narrativo, al hacernos identificar tan fuertemente con el derrotero de sus protagonistas, genera adrenalina, divierte, angustia y pone de relieve algunos asuntos existenciales que ni en Bergman.
O sí, como en Bergman pero sin distanciamiento, con la eficacia de un cross arltiano a la mandíbula.



Finalizó la proyección, salimos del Hoyts Abasto (mucho 3D pero el Complejo está mugriento, pegajoso, hecho un asco), y en la búsqueda del reglamentario café posterior, mientras lidiaba como podía con esa escisión tan característica que deja una obra de arte cuando, subyugante, impide nuestra reconexión rápida con la realidad, algunas preguntas comenzaron a aflorar:

¿Cuanto luchamos por ir adonde, equivocados o no, creemos que debemos estar?
¿Terminaremos resignándonos a quedar donde nuestras circunstancias nos ubican?
¿Podremos elegir con quiénes tomarnos del brazo al momento de morir?
¿La muerte es un agujero negro cuyo campo gravitatorio es un cúmulo de deshechos?
¿Todos los juguetes somos redimibles?

Bueno, no sólo este tipo de preguntas de índole socio-filosófico, sino también estas otras que, debo admitir, descubren mi disociación esquizofrénica:

¿Qué aspira el mono platillero para estar tan permanentemente alerta en su panóptico?
¿No convendría el disciplinamiento fascista de una Mary Poppins ordenando a los juguetes que se guarden solos y se dejen de joder con el libre albedrío?
Los tres extraterrestres monoculares que salvan a los protagonistas de la muerte ¿son la Santísima Trinidad de incógnito?
¿Se justifica el cameo de Totoro? ¿puede esperarse en la próxima de Miyazaki la aparición del Señor Cara de Papa?
¿Hay alguna posibilidad de que Barbie no esté predestinada a Ken?



Ya en la típica charla posterior esperable, mi esposa y yo comentábamos, entre otras cosas, que Night and Day, el prototípico corto de Pixar antes de la película valía el precio de la entrada. Y que Toy Story 3 tenía una historia tan sólida que no necesitaba adornarse con tridimensionalidad para atraer, a diferencia de las inminentes Gaturro y otra nadería llamada Como perros y gatos 2 que, según sus histéricos trailers, la portan como único cebo (pero ¿cuanto tiempo más habrá de pasar hasta que nos pudramos del efecto cercanía/lejanía?).

Regresando a nuestro hogar me asaltó una última, inquietante cuestión:
¿Cómo es que "Mi casita", aquel juego de coloridas maderitas rectas, triangulares y semicirculares con el que jugaba en la infancia al visitar a mis abuelos, llegó a ser juguete de mis hermanos, primos e hijos, sobreviviendo a infinitas mudanzas?
.

4 comentarios:

  1. Te recuerdo pablot, que nuestros incipientes sobrinitos mellizos han heredado de nuestros hijos mellizos al famoso "Pipito", un inocente pollito rosa escocés (quien venía acompañado de Pipote, cuyo paradero se desconoce). Nos preguntábamos con mi hija: ¿y si Pipito -con esa cara de inocente- en el fondo se está comportando como el oso Lotso y está mandoneando a todos los demás juguetes de nuestros sobrinitos? Vimos entre sus jugetes una vaquita con cara de asustada... ¿será por el régimen de obediencia que Pipito les estará imponiendo?
    Uy, perdón, me olvidé que este es un blog de cine!
    Y gracias a Toy Story también me olvidé que los juguetes son solo eso... pero ¡qué lindo volver a sentirse chico por un rato y entrar en ese mundo como si fuera el de todos los días! Quiero más!!!

    ResponderEliminar
  2. ¿Cuanto luchamos por ir adonde, equivocados o no, creemos que debemos estar?
    Poco o mucho siempre es al pedo.

    ¿Terminaremos resignándonos a quedar donde nuestras circunstancias nos ubican?
    Ya lo hemos hecho.

    ¿Podremos elegir con quiénes tomarnos del brazo al momento de morir?
    La muerte es un acto solitario.

    ¿La muerte es un agujero negro cuyo campo gravitatorio es un cúmulo de deshechos?
    La muerte es el inicio de la nada, por lo tanto no tiene ningún campo gravitatorio asociado.

    ¿Qué aspira el mono platillero para estar tan permanentemente alerta en su panóptico?
    Lo mismo que el conejo de Duracel. Fleco y Male se harán cargo de ellos.

    ¿Cómo es que "Mi casita"...sobreviviendo a infinitas mudanzas?
    Aguanten "Mis Ladrillos"

    Espero haber evacuado parte de tus dudas y que este baño de optimismo te haya alegrado el día.

    ResponderEliminar
  3. De veras es una gran peli. Me hizo acordar aquellos lugares donde se hospedaban los juguetes en casa, a mamá juntandolos para regalarlos ¡Eso a mis 25 años era una crueldad! No, en serio, creo que en algun punto uno siempre añora sus juguetes. Algunos no lo saben porque están demasiado apegados a la realidad. Un tipo como Macri, por ejemplo. ¿habra jugado? Ese sería un buen ejercicio, imaginar cuales juguetes acompañaron la infancia de alguna gente o cual les regalarías para redimirlos.
    Gracias por la dedicatoria,Pablot
    Ruty, sobrinitos,tranquilos, Pipito está lejos de ser un pollo dictador. Según me contaron es un gran jugador de Scrabbel y pidio para el cumple de los mellis un señor u una señora cara de papa.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos,finalmente me convencieron de a que "pelicula taquillera para chicos en verano" llevar a mis bebes.La duda era grande,ya q recibi presiones para ir a "Shrek46" o a "Nanny Mcfee",pero ahora voy tranqui ya q veo q no me comere un garron.
    Manu,que significa"dime con que chiches jugabas y te dire quien eres"...te recuerdo q yo jugaba todo el tiempo con soldaditos,regimientos,fuertes y cowboys...que querra eso decir de quien soy? un facho?mmmm....
    Abrazos.

    ResponderEliminar