sábado, 28 de marzo de 2009

La razón, la moral y los impulsos en Vicky Cristina Barcelona

..
Por: Carla D.

No me parece una de las mejores que hizo Woody Allen, pero "Vicky Cristina Barcelona" tiene su parte interesante, como todos sus films.
.
Muestra el contraste entre dos amigas que en el comienzo de la película parecen muy diferentes:
Vicky es muy comprometida en sus relaciones amorosas. Cristina en cambio es absolutamente liberal y huye de las parejas convencionales.
Sin embargo en el transcurso de la obra irán acercando posiciones sobre la vida, y descubrirán que ni una es tan liberal y desprejuiciada como dice, ni la otra es tan conservadora y moralista como proclama.
Vicky, aparentemente conservadora y comprometida con su novio norteamericano, rechaza la propuesta tri-sexual de Antonio (un español que conoce en Barcelona), pero luego terminará dejando salir sus impulsos reprimidos y tendrá que reconocer que se enamoró de Antonio.
Cristina, que en un principio parece aceptar todo tipo de liberalidades y convive en un trio amoroso con Antonio y su ex esposa Maria Elena, sin embargo termina cansándose y abandonándolos, algo le sonó desafinado finalmente.

.
Lo bueno es que Allen juega con el excentricismo intelectual que se contrapone al sentido común de los personajes, que todo el tiempo avanzan hacia la ausencia de prejuicios pero luego dan marcha atrás.
Por ejemplo al principio Cristina parece asumir el trío amoroso (con Antonio y Maria Elena) como algo natural negándose a “ponerle un nombre a la relación”, pero después se cansa y los abandona. Se da cuenta que esa amalgama frankensteniana no lleva a ninguna parte (o no es negocio).
Vicki, por el contrario terminará preguntándose si realmente quiere casarse con su prometido, y luego de casarse, se cuestiona si desea serle fiel. Pero cuando intenta engañarlo por segunda vez con Antonio, Maria Elena le dispara, y Vicky termina diciendo: “están todos locos” (una especie de “El rey esta desnudo”).
.
Lo que creo que se nos quiere decir es que intelectualizamos las cosas más estrafalarias (como tríos amorosos, infidelidades, promiscuidades), tratando de naturalizarlos en un “todo vale”, pero al final siempre termina ganando el sentido común y la primitiva naturaleza humana.
Si Woody fuera porteño diría: “una pareja no es de a tres, es de a dos déjense de joder”
Siempre hay en él una especie de lucha interna entre la moral, (los cánones sociales ya internalizados por nuestra conciencia) y los impulsos, lo que nos sale de manera primitiva, corpórea, instintiva, porque como bien dice en otra de sus películas: corazón y cerebro nunca se han llevado bien.
.
Además, aquí también se plantea la diferencia entre amar y estar enamorado.
Uno de los personajes secundarios es una cuarentona casada que aloja a las chicas en Barcelona, y aconseja a Vicky seguir sus impulsos e irse con Antonio “No es lo mismo amar que estar enamorado”, dictamina.
Siempre entre la razón y los impulsos hay una lucha interna.
Aparentemente los únicos que no tienen ese conflicto son Antonio y Maria Elena, su ex esposa, o sea los españoles. Pero aun ellos tienen un sentido común que les dice: “hay algo raro en esto de vivir de a tres”, por eso Antonio a veces se contractura (y su ex esposa María Elena le dice que es por eso, que es su síntoma neurótico de auto represión).
Maria Elena que aparentemente es una persona totalmente libre en su actuar, pensar y sentir, cuando lo ve con Vicky le dispara. Al fin y al cabo tiene celos, o sea que en ella también entra en jaque esa pretendida aceptación intelectual del “todo vale”. Ni siquiera para ella es así.
.
Lo que creo que Woody Allen plantea con esto es que al fin y al cabo nadie puede librarse totalmente de su conciencia moral, de su educacion monogámica , de sus antropológicos celos, de su sentido común, de la idea estándar de pareja, que todos tenemos, ya sea por herencia cultural o biológica.
.
Sólo me resta decir que la única ventaja que le veo al trío amoroso es que cuentan con tres sueldos para lidiar con las cuentas de la casa. Económicamente conviene… Y por otro lado, a todos les toca un día menos por semana para lavar los platos.
En realidad habría que pensarlo…
.

6 comentarios:

  1. A mí, Vicky Cristina Barcelona me pareció un buen "entretenimiento". Ninguno de los personajes me terminó de convencer en su rol, demasiado estereotipo junto: la "liberal", la "prejuiciosa", la "desquiciada" y EL. Nadie está donde parece querer estar, que es ese lugar en el que todos alguna vez soñamos, que creemos que existe, pero que sabemos que se esfuma tan rápido como las burbujas de un champagne berreta. Claro, si viviéramos en Barcelona y no tuviéramos ninguna preocupación por el día a día, tal vez de aburridos (as) nos permitiríamos un encuentrito con JAVI, así como para matar las fantasías... Pero...y bueh, Carla D.: vos quién querrías ser? Vicky, Cristina o Maria Elena?
    Yo, Barcelona...

    ResponderEliminar
  2. A mi me aburrió y, como todas las últimas de Woody Allen, me pareció bastante unidimensional (chata, bah).
    La promesa seductora del poster con la rubia y la morocha famosas insinuando seducción por doquier no es más que un anzuelo marketinero: ambas son "conceptos" (la liberal, la conservadora, no personas de carne y hueso.

    ResponderEliminar
  3. A mi me entretuvo mucho... y estoy de acuerdo, hasta en el amor m[as pretendidamente liberal hay tremendos conflictos!!!! Los celos y la posesividad...inevitables!!!!!

    ResponderEliminar
  4. A mí la película tampoco me pareció de las mejores, pero lo bueno es que da pie al intercambio de opiniones y a análisis como el de este post (muy bien escrito, por otra parte). Amar no es lo mismo que estar enamorado: con esa verdad de perogrullo, Woody saca de la galera otro de sus conejos y nos da qué pensar por un rato. Seguí posteando Carla, me gustó lo tuyo.

    ResponderEliminar
  5. Mare: Si, es cierto que los personajes son un poco exagerados, están un poco caricaturizados, pero tal vez eso los hace más divertidos. Yo si tuviera que elegir no sería ninguno ellos, sería Woody Allen, y estaría llena de guita.

    Pablo, sí, las últimas pelis de woody Allen no son tan buenas como las primeras. Para mí su mejor obra fue Crímenes y pecados (1989) y a partir de ahí empezó a declinar (salvo Ladrones de medio pelo, Asesinato en Manhattan, Maridos y esposas, y Hanna y sus hermanas, que son muy buenas aunque la que dije antes para mí es la mejor)

    Debora y Marcela, muy buenas sus observaciones, hay un estudio hecho por Oliver Sacks (un neurólogo que escribió la peli “Despertares”) que dice que el enamoramiento dura 18 meses, (en la época de las cavernas era justo lo necesario para que un macho alimentara a la hembra en los nueve meses de embarazo mas los 9 meses en que la cría podía empezar a gatear y alimentarse sin leche materna). Luego baja la dopamina (sustancia que exalta la animosidad) y solo nos quedan las endorfinas (que nos serenan y hacen que los maridos lean el diario mientras les hablamos) Nos empeñamos culturalmente en las relaciones “para siempre”, pero nuestro arcaico cerebro no nos sigue el paso. Y bueno, haremos lo que podamos…

    ResponderEliminar
  6. Me encantó el post, muy buena reseña y análisis de la película!
    Para mi, lo mejor de la peli fue su música, la canción Barcelona de Giulia & los Tellarini, que empieza "porqué tanto buscarse, tanto perderse, sin encontrarse...."
    Excelente coment de Carla D sobre las razones del enamoramiento y sus escasos? 18 meses.
    A mi la peli me dejo pensando acerca de cuán dificil es conciliar deseos y razones... creo que cada persona en si tiene sus propios conflictos, sumamos 2 en una pareja y vaya a saber que sale de la interacción de conflictos de uno y otro, tres... sencillamente multitud!
    Gracias Mare por el dato del blog!
    Slds!

    ResponderEliminar