domingo, 29 de marzo de 2009

Bafici: Un Conte de Noël (Arnaud Desplechin, Francia, 2008)

.
Por: Bruno S.



Con Desplechin empiezo por el final, y no porque voy a contar como termina la peli, sino porque su ultimo trabajo es el primero que veo.
Hace un tiempo que tengo una deuda pendiente con "Reyes y Reinas", su anterior film, del cual me hablaron muy bien.

"Un Conte de Noël" es la historia de una familia con problemas, donde sus integrantes tienen problemas personales, pero también los tienen entre ellos.

Uno es drogadicto, alcoholico y chantajista, la otra tiene un hijo con problemas mentales y odia a su hermano de manera irreversible, al que llega a condenar a un exilio familiar mediante juicio, el primo pintor tiene los sentimientos reprimidos, y la madre tiene una enfermedad terminal, la cual para ser curada, dependerá de la donación de órganos de su hijo, al que nunca quiso y con el que mantienen crueles conversaciones acerca del destrato que se generan mutuamente.
En el medio, los nietos, que muestran en pequeñas dosis algunas de las miserias familiares, el tercer hermano, y el Padre, el único que parece cuerdo y ….con animo de amar (hello Won Kar!!!).

No solo va del drama mas hondo a la tragicomedia y viceversa, sino que la libertad creadora del director (leí que buscaba hacer una película distinta sobre la navidad), nos puede llevar de una escena digna del mejor Bresson en "Un Condenado a muerte se escapa" , a una resolución de la misma, donde el excelente Mathieu Amalric (Henri) solamente se limita a salir del cuarto, desafiando precipicios y terrazas, para simplemente volver a entrar a la casa.

El ritmo vertiginoso, el abanico de personajes (remember la amante judía de Henri o la bisabuela), y el crisol de generos musicales que habitan el film, hacen de las 2:30 un mero dato anecdotico para la ficha técnica.


Puntaje: 7
.

5 comentarios:

  1. Vertiginosa pero errática, bastante cerca de una versión qualitè de familia disfuncional.
    Me decepcionó.
    Es probable que Desplechin quisiera hacer algo distinto en materia de reencuentros familiares navideños, pero...¿sabía qué?

    Eso sí, Amalric siempre salva las papas...

    ResponderEliminar
  2. Comentario de cola de baño de mujeres: "un poco larga, no?". Sí, y errática también. Pero impresiona tanta locura junta, tanta gente que parece desconectada de sus emociones y que juegan al juego del como si. No sé, uno se va de la peli preguntándose: ¿Y?
    Amalric safa, pero siempre parece a punto de estallar (de cólera o de risa), y cuando lo enfocan de primer plano pensé que se habían equivocado de peli (de hecho en un momento los subtítulos no correspondían con los diálogos), viendo su único ojo móvil de La Escafandra y la Mariposa! Catherine Deneuve... odiosa... ¿es la misma de las Señoritas de Rocheford? Mmmm

    ResponderEliminar
  3. Deneuve ya no es ni la demoiselle de Rochefort,ni Belle de Jour,ni la de los paraguas de Cherburgo, ni siquiera la vampira de El Ansia.
    La gente crece, madura, luego se pone Botox y se pone odiosa: ése es el ciclo de la vida.

    ResponderEliminar
  4. Hola Pablo!!! Ví la peli con Bruno S. (nosotros somos funcionales) y, es cierto, tal vez el resultado esté a medio cocinar, pero es admirable la libertad creativa de Desplachin, utilizando todo tipo de material y texturas en la pantalla.
    Almaric es muy capo! Un dato a tener en cuenta: ha dirigido, habrá que rastrear eso.
    Salute!
    Raúl

    ResponderEliminar
  5. Hola, Raúl. ¡Qué gusto "escucharte" por acá!
    Que Desplechin tiene capacidad de manejo de materiales diversos, no lo pongo en duda, sólo que en este caso lo sentí muy impostado. Mirá, incluso ahora me acordé de algo que me chirriaba: sus diálogos engolados y pomposos (por ejemplo: cuando Chiara Mastroianni le dice al primo de su esposo - que siempre la amó en silencio - algo así como "no estabas entonces tenía que inventarte"; uffff... hay muuchas frases del mismo tenor graso en la película).

    Abrazo de bienvenida, prendidos los radares...

    ResponderEliminar