miércoles, 25 de marzo de 2009

Bafici: Il Divo (Paolo Sorrentino, Italia, 2008)

.
Por Bruno S.

Sorrentino construye un relato descarnado sobre un personaje enigmático y siniestro de la politica italiana, Giulio Andreotti, quien durante 20 años fue presidente del concejo italiano y se prepara para asumir su séptimo mandato como primer ministro. Un personaje hecho para el Poder. Para quien la satisfacción es poder, con el que mantiene una relación simbiótica. El poder como a él le gusta. Inquebrantable e inmutable. Un bicho que emerge indemne de todo: de las batallas electorales, de las masacres terroristas y de las acusaciones calumniosas. Construida con largos planos secuencia y un cuidado uso de la luz, la figura de Andreotti adquiere ribetes demoníacos, en una caracterizacion notable por parte de Toni Servillo.

Luego de verla con unos amigos, a los que nos gusta mucho el futbol, nos acordamos que en Argentina tenemos un Andreotti vernáculo: Julio Grondona. Vaya si tendrán coincidencias…..

Puntaje: 7

1 comentario:

  1. Rever películas políticas italianas de los setentas puede ser una tarea indigerible: la gran mayoría de ellas - las de Montaldo, las de Petri, las de Rosi - eran un must que en esa época debían verse en el Arte, en el Lorca,o en aledaños, con vistas al café posterior (en donde los comentarios políticos esclarecidos no se hacían esperar). Solían articularse alrededor de "casos" - recuerdo "El caso Mattei",en base a la sospechosa muerte accidental de un industrial- y servían como vehículo para hacer declaraciones muy subrayadas sobre la Italia convulsionada de aquellos años de Brigadas Rojas.
    A lo mejor soy injusto y mi memoria pervierte el valor real de esas obras, pero lo cierto es que, formalmente, lo siento un tipo de cine muy apolillado, muuuuy fechado.
    Nanni Moretti, en cambio, me resulta distinto y estimulante: su decir implica un statement político pero lo enhebra en relatos no muy sutilmente autobiográficos que incluyen sus propias dudas (excepto en "Il Caimano").

    Ésta que comentás: ¿por qué lado viene?

    Abrazo.

    ResponderEliminar