martes, 3 de febrero de 2009

Life on Mars (I)


por Rody


(Parte 1 de 3)
Series de TV vs Cine

“Es difícil de reconocer para los sectores más ortodoxos del público, pero las series de la televisión están a la cabeza de la creación audiovisual desde hace ya unos años. El cine no consigue adaptarse al ritmo secuencial que exige el espectador medio, acostumbrado a un bombardeo ininterrumpido de imágenes y estímulos. Las cosas van demasiado de prisa para que entreguemos nuestro preciado tiempo libre, cada día más escaso, a una narración tradicional, autoconclusiva con personajes de arco evolutivo cerrado. Necesitamos grandes emociones, porque nuestro umbral de percepción cada día es más alto. Por eso triunfan las series de televisión: porque no se encuentran atadas, en principio, a cerrar sus tramas. Siempre puede haber una temporada más que te permita resolver los conflictos que generaste en la anterior …”


Esto decía Alex de la Iglesia (que mayoritariamente se dedica a hacer cine) al prologar el cuarto libro de una saga, que quizá alguna vez reseñe, supongo que en referencia a grandes tanques como Lost, The Sopranos, 24 o Six feet under. Pero yo, aquí, quiero referirme a una hermanita menor de estas señoras series, una cuyo título está sacado de un viejo tema del multifacético David Bowie (hagan un clic y vean su look para la ocasión): Life on Mars.

Una serie que inicialmente iba a ser un medio para que sus autores, Matthew Graham, Tony Jordan y Ashley Pharoah se burlaran de los 70s y de series como Starsky & Hutch, pero que al ir boyando de productora en productora y, luego de ser rechazada por todas ellas, terminó recalando en la, por lo menos para mí, ignota sucursal de Gales de la BBC. En el trayecto, fue metamorfoseando el objetivo burlesco, aunque conservando algunos pasos de comedia más bien sutiles, para transformarlo en una búsqueda metafísica, con perdón de la mala palabra.

Para quien como yo, apriete el botón de play y comience a ver la serie sin ninguna referencia previa (por obra y gracia de la banda ancha con tarifa plana) el comienzo no puede ser más desafortunado: Un policía de Manchester, atildado y bien trajeado, captura a un asesino cereal de mujeres, en compañía de su infaltable compañera con la que conforma uno de los tan trillados boby-body, una anglo-paquistaní que, para más datos, es también su novia. Por un tecnicismo legal, el asesino queda libre y termina raptando a la compañera/novia. Todos los elementos del bodrio están allí.

La tentación de apretar stop y cambiar el dvd por cualquier otro de la larga pila de downloads que están macerando en la repisa del living se hace casi irrefrenable.

Pero entonces comienza a sonar el tema de Bowie en el ipod de Sam Tyler, nuestro policía en cuestión, la traducción de la letra aparece en los subtítulos, su lectura paraliza mi pulgar y el clima cambia, se hace extraño (que no bizarro, ya que bizarros eran los caballeros montados de punta en blanco en sus corceles).
Sam va manejando por una autopista, desesperado, desenfrenado; evita un choque por milímetros por lo que decide doblar en una salida y estacionar el auto en la colectora hasta calmarse. Se baja, golpea la puerta con las dos manos en un gesto de impotencia y, cuando parece que el brote amengua, un auto cualquiera sale de la nada a gran velocidad y lo atropella. La cámara se congela en la imagen del cuerpo de Sam tirado en el asfalto y empieza la verdadera serie de la que les quiero hablar.
Life on Mars? sigue sonando, pero ya no en el ipod del Jeep Grand Cherokee que estábamos viendo recién, sino en un reproductor de magazines de un Rover P6, el impecable traje se ha metamorfoseó en un saco de cuero y unos pantalones pata de elefante, en tanto que el año ya no es el 2006 sino 1973. Sam sigue siendo un policía, pero recién trasladado desde Hyde (en el capítulo final se explicará el origen de este nombre) a la ciudad de Manchester.

De allí en más todo se trata de responder a la pregunta que se hace Tyler y que se repite en la presentación de cada capítulo:

"I had an accident and I woke up in 1973. Am I mad, in a coma, or back in time? Whatever's happened, it's like I've landed on a different planet. Now, maybe if I can work out the reason, I can get home"

Pero, ¿de que va la serie? De eso hablaremos en el próximo post.

(continuará)

3 comentarios:

  1. No me interesa nada esta serie, pero lo que ponés que dice Alex de la Iglesia está bueno.

    ResponderEliminar
  2. Estimado anónimo. Efectivamente se trata de una serie menor comparada con los grandes tanques como Lost o The Sopranos pero, tal vez, en los 2 post que siguen pueda justificar el ligero entusiasmo que me generó.

    Hola Gabi, ¿cómo estás?

    ResponderEliminar