jueves, 5 de febrero de 2009

Las Horas del Verano ( de Olivier Assayas)

....
El tiempo sedimenta nuestro afecto en personas y en objetos, un jarrón donde ponemos flores puede no significarnos nada o hacernos llorar, las generaciones se suceden y, en el vértigo de una fiesta adolescente, un inesperado recuerdo infantil en casa de la abuela fallecida puede socavarnos, pero sólo por un rato.
“Las Horas...” pinta con paleta impresionista una manera de vivir que se va apagando, unos hermanos que se quieren pero, acompañando a la época, se van a ir viendo menos (la cámara se mueve nerviosa, se da cuenta).

Las cosas no deberían ser tan así.
.

6 comentarios:

  1. Tal vez influenciado por la visión de Zizek!, visión que me dejó inquieto, asusado preguntándome ¿Será que después de todo soy un lacaniano?, no puedo dejar de cuestionarme todo y pregunto: ¿Son tan importantes los movimientos de cámara? ¿tanta buena (o mejor dicho mala) prensa del travelling de Kapo no nos han llevado a darle más bola a la herramienta que a lo que dicha herramienta produce?
    ¿Acaso terminaré cenando en "Uy! nos rompieron el orto"?

    ResponderEliminar
  2. La puesta en escena, la luz, el encuadre, la profundidad de campo, las actuaciones y también la cámara: todos elementos a disposición del cineasta para componer lo que finalmente llegamos a ver en el cine. Y que algunos utilizan mejor que otros, más allá de las teorías.

    Gracias por comentar, Rody.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por recomendarme esta peli, tan plena de tópicos significativos para nosotros: la trascendencia, ya sea de una obra o un simple objeto; el vínculo con la casa de nuestra infancia...
    Me hizo llorar, llevándome de la manito. Todo esto sin necesidad de actuaciones pomposas, música fuerte en los momentos emotivos ni subrayado alguno.

    ResponderEliminar
  4. Pablot:
    hay pocas películas que compaginen sensibilidad e inteligencia como esta última de Assayas. Y como dijiste en La otra, la canción del final de la Incredible String Band es la frutillita del postre.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. A todos los que leyeron hasta aquí, permítanme recomendarles el post que "La Otra" publicó acerca de "Las Horas del Verano", que abre perspectivas de lectura y, además, viene aderezado por comments muy jugosos abiertos a polemizar. Es éste:

    http://tallerlaotra.blogspot.com/2009/01/habitar-morir-traspasar.html

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. las horas del verano,buen gusto y sensibilidad
    me retrotrajo a un par de decadas pasadas pero
    no olvidadas,perfumes,plantas,vajilla,y mejor que pare para que no llegue a la emocion o llanto,gracias por la forma que tenes de transmitir,dale Pablot

    ResponderEliminar