sábado, 24 de enero de 2009

Cinema Excel(ente): Mis pelis y libros durante el 2008 (I)

Las Señoritas de Rochefort: la mejor del año, aunque sea de 1967

Parte Uno: Listomanía

¿Qué sentido tiene confeccionar listas?
Tal vez, plasmar en algún lugar el ordenamiento de ítems que consideramos importantes para – enunciados sin jerarquización específica – el hacer cotidiano, la vida misma, el deseo mensual, la trascendencia, etc.
Abrimos un sub-ítem (¡subite!), ¿qué finalidad persigue armar listados de libros, películas, y otros consumos culturales hacia fin de año?: ¿”vender” nuestra coherencia electiva?, ¿participar a los demás del compromiso con lo que nos gusta (saludando luego desde el atrio)?.

Ahora dispongámonos, muy temprano, a mordernos la cola, increpando a los intertextos:
¿Tiene asidero preguntarnos sobre esto mismo cuando, con independencia de la respuesta, vamos a seguir listando compulsivamente?
Pero no, no en todos los casos es tan pulsional la cosa.
La mayoría de los medios, cada vez más soldados a las paredes del holding que los creó o adquirió, refuerzan la construcción del edificio de un gusto estándar que, como un gas venenoso, nos penetra y busca contenernos.
¿Con qué lógica?
La de propiciar menos - pocos – productos para más gente, sellando con la misma oferta casi todas las bocas de expendio (las salas cinematográficas, por ejemplo).
Capitalismo básico: la optimización de la ganancia. Y con la frutilla del postre: la gente cree que elige e ignora que no hay sólo dos o tres opciones (lo inmediatamente disponibe), sino todo un universo a descubrir.

¡Pero una aldea de irreductibles galos continúa resistiendo ahora y siempre al invasor!
Menos por heroísmo que por onanismo, miríadas de revistas de limitada distribución y, sobre todo, cantidades de blogs individuales generan listas alternativas que resultan coherentes según su lógica propia.
Esta masturbación, solitaria por definición, puede ser, sin embargo, solidaria por adopción; y he aquí como, desde la matriz internauta, estos autodidactas pastores virtuales, que clasifican y jerarquizan con fruición las películas que más les impactan, también suelen proporcionar los links para “bajarlas” y acceder a ellas. De la naturaleza a su mesa.

El peer to peer como gesto revolucionario de cuño posmoderno y levemente casual, que estalla la manera tradicional de “hacernos” de los productos.

Entonces, teniendo toda la Historia del Cine a nuestra disposición – el infinito pasado (que no conocíamos o queríamos revisar), y el desbordante presente (tan invisible y obturado por los “tanques” hollywoodenses) – salimos de la caverna de Platón para angustiarnos frente a la biblioteca de Babel.
No obstante, es posible orientarse frente a tanto sendero bifurcado.
Existen muchas listas, y aquí está la mía, pero antes…
Parte Dos: La Realidad
Una (otra) pregunta:
¿Y dónde queda la realidad en todo este tinglado?
Primero definámosla en forma arbitraria como aquello violento que irrumpe explícitamente y nos increpa en lo cotidiano: de la inflación a Gaza, del calor y la rutina a las facturas a pagar.
Al amor y a los afectos los construye cada uno, por lo cual, permítaseme la heterodoxia, son tan antídoto contra esa realidad hostil como lo son la música, los libros y las películas que uno (también) ama.
Esto no debería significar – estoy casi convencido – convertirse en un reaccionario negador, despreocupado e inconsciente respecto del rol y la acción personal a desempeñar en el mapa social que uno habita; sólo que no consentiré ser colonizado enteramente por esto, ni permitiré que se me trabe la puerta hacia otros mundos.

La realidad “objetiva”, definida así, queda entonces en off.
¡Quiero defender la tercer pastilla que propone Slavoj Zizek[1]!, que resolvería hegelianamente la oposición entre la primera y la segunda ofrecidas a Neo en “Matrix”[2] , aquella que frente a la realidad y a la ilusión, nos permitiría ver la realidad que hay en la ilusión[3]. (Continuará)


[1] En “The Pervert's Guide to Cinema”, de Sophie Fiennes (2006)
[2] “Matrix”, de Andy Wachowski y Larry Wachowski (1999)
[3] En “The Pervert's…”, Zizek manifiesta que las ficciones estructuran nuestra realidad desde siempre, y si se le quita a nuestra realidad esas ficciones simbólicas que la regulan, ella, en sí misma, se pierde.


9 comentarios:

  1. Bueno, para no empañar la gala dialectica que te caracteriza, voy a comentar :
    Adhiero calurosamente. Solo se es libre cuando en verdad se elige.

    ResponderEliminar
  2. Pablo, me encantó lo que escribiste, inteligente y con mucho sentido del humor. Pero vos que hablas de la orientación en la Biblioteca de Babel, por favor orientame y decime cómo hacer para entrar al listado que confeccionaste.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Javier:
    Un placer tu visita y tu impronta.
    Anónimo:
    En la semana cuelgo el listado, pero antes - hacia el miércoles - estaré posteando algunas consideraciones filosóficas, patológicas, metodológicas y técnicas acerca del mismo.
    Si, así de absurdo.
    Gracias por venir.

    ResponderEliminar
  4. Las listas son tan personales como las ganas de compartirlas con otros. Y entonces me pregunto ya no, ¿por qué confeccionar listas? sino ¿por qué querer ponerlas a disposición? Puede ser:
    - porque uno trabajó como un burro confeccionándola, entonces, ¿por qué no compartirla?
    - por mostrar que existe un mundo paralelo al del conocido en las carteleras oficiales.
    - por la generosidad de poner a disposición ese "mundo" para que otros también lo descubran.
    - para iniciar una conversación acerca de las listas de otros (comunes o no)y construir un "listomundo" (típico de los fanáticos).
    Y se me ocurren algunos motivos no tan generosos, pero no vienen a cuento.
    Celebro la iniciación de este espacio, que ojalá sea el primer paso de algo que se está gestando (lo siento al respirar, diría una vieja canción del rock nacional).
    Pero... una pregunta me carcome el alma...¿era necesario empezar con un primerísimo plano de las Señoritas de Rochefort? Ya sus canciones me inquietan por demás...jajajajaja!
    Que siga lo que ya empezó!!

    ResponderEliminar
  5. Te felicito Pablo!!!
    Lejos el mejor blog que he visto hasta ahora... tanto en contenidos como a nivel estético... es un placer!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo:
    La presencia en PPP (Primerísimo Primer Plano)de "Las Señoritas de Rochefort" no era necesaria en términos racionales.
    Me fue dictada por la más pura pasión.
    Pronto daré cuenta de cómo fuí hechizado por el bueno de Jacques Demy.
    Gracias por tu comment.

    ResponderEliminar
  7. Natalia:
    Elogios desmedidos para algo tan incipiente, por ahora soy un simple peón en el ajedrez bloggero.
    A diferencia de tus aptitudes de diseñadora - a todos: cliqueen en el nombre “Natalia” y vean su hermosa página web - ni siquiera manejo nociones mínimas de diseño, razón por la cual recurro a plantillas preexistentes que “dan” un look sobrio, cuasi franciscano. Ergo: mas vale que me concentre en lo textual…

    ResponderEliminar
  8. Una sutileza poco frecuente, felicitaciones por el blog!!! Mientras
    placenteramente leía lo que escribiste se me iban ocurriendo cosas como
    "socialización de la cultura" "copyleft" "donde hay poder hay resistencia"
    "fetichismo de la merancía". Pablo brindo por tu blog!!! :)

    Te adjunto parte de un texto
    de Deleuze que seguro conocés pero que me hizo pensar en lo escribiste y
    sobre todo en lo que significa armar un blog como espacio de encuentro y de
    alegría y de libertad frente al contexto en que vivimos.
    un beso

    “Los afectos son devenires: unas veces nos debilitan, en la medida en que disminuyen nuestra potencia de obrar y descomponen nuestras relaciones (tristeza), y otras nos hacen más fuertes, en la medida en que aumenta nuestra potencia y nos hacen entrar en un individuo más amplio o superior (alegría)” ...(...)...”Así pues, la verdadera cuestión es, ésta: ¿qué, puede un cuerpo?, ¿de qué afectos sois capaces?. Experimentad, pero no dejéis de tener en cuenta que para experimentar hace falta mucha prudencia. Vivimos en un mundo más bien desagradable, en el que no solo las personas, sino también los poderes establecidos, tienen interés en comunicarnos afectos tristes. La tristeza, los afectos tristes son todos aquellos que disminuyen nuestra potencia de obrar. Y los poderes establecidos necesitan de ellos para convertirnos en sus esclavos. El tirano, el cura, el ladrón de almas, necesitan persuadirnos de que la vida es dura y pesada. Los poderes tienen más necesidad de angustiarnos que de reprimirnos, o, como dice Virilio, de administrar y de organizar nuestros pequeños terrores íntimos”...(...)...”Los enfermos, del alma tanto como del cuerpo, no nos dejarán, vampiros que son, mientras que no hayan conseguido contagiarnos su neurosis, su angustia, su querida castración, su resentimiento contra la vida, su inmundo contagio. Todo es cuestión de sangre. No es fácil ser un hombre libre: huir de la peste, organizar encuentros, aumentar la capacidad de actuación, afectarse de alegría, multiplicar los efectos que expresen o desarrollen un máximo de afirmación. Convertir el cuerpo en una fuerza que no se reduzca al organismo, convertir el pensamiento en una fuerza que no se reduzca a la conciencia".

    Gilles Deleuze, del libro Diálogos

    ResponderEliminar
  9. Por algun extraño designio de mi propia naturaleza, este comment de Giselle me recordo una frase de Oscar Wilde, que dice :

    Es terriblemente triste eso de que el talento dure más que la belleza.

    Sera por la belleza que propone tan irreductible forma de una verdad relativa pero persistente?

    Sera por el talento de tan singular racionalizacion de las pasiones.

    Sera verdad ?

    ResponderEliminar