viernes, 6 de agosto de 2010

Usted está en un sueño


Ud está en un sueño, pero en uno de alta definición, estructurado en niveles delimitados a los que se accede escalonadamente por claves. Quédese tranquilo, aquí no se va a perder como en esos delirios que le quieren hacer pasar por lo que a usted le sucede mientras duerme y que no se entienden nada. Nuestra empresa posee un pulcro micro ejército de profesionales con el expertise necesario para diseñar, modificar y, sobre todo, explicar todo lo que erróneamente se cree inmanejable o, peor, libre.

Por eso es que usted puede repantigarse en la butaca confiado, porque ya nos contrató otras veces y sabe que eludimos esos sueños que se muerden la cola ad infinitum y pueden volvernos tan paranóicos. No. Con nosotros, cuando el sueño se acaba se acaba y uno puede volver a su vida conservadora y previsible.

Hay personas masoquistas que insisten en contratar técnicos que trabajan por fuera de nuestra Compañía, obteniendo así unos sueños que, sea por la ineficiencia o la veleidad de esos outsiders, terminan deviniendo tensos, cuando no totalmente incomprensibles; viaje con un Maddin, con un Lynch, después me cuenta...

Cabe aclarar que si bien nos guía un espíritu comercial, nuestra visión y misión es garantizar sueños mullidos para la mayor parte de la humanidad, gente que sólo pretende pasar el rato disfrutando del vértigo y de las historias sin componentes ideológicos. Por eso, el retorno de nuestras millonarias inversiones es, al mismo tiempo, una profunda satisfacción espiritual.
.
.
Pero no somos necios y, headhunters al fin, intentamos atraer a los artesanos más capaces para que trabajen con nosotros: en algunos casos lo logramos a costa de permitirles algún exabrupto (¿eran necesarios todos esos reptiles en Un maldito policía en Nueva Orleans, herr Herzog?), mas en general suelen adaptarse lo más bien a nuestra manera de contar y producir sueños, aggiornando sus particularidades en aras de llegar a multitudes. Y no les pagamos nada mal, convengamos.

.

Nos enorgullece haber tenido ya en 1945 a un colaborador como Dalí diseñando una secuencia onírica en Spellbound aunque, por supuesto, no le permitimos desatar sus excentricidades sin enmarcarlas previamente con la introducción de un personaje psiquiatra que facilitara su total comprensión:

"Bien, aquí es donde intervienen los sueños, ellos nos dicen lo que estamos intentando ocultar, pero lo dicen todo muy claro, como las piezas de un rompecabezas sin armar. El problema del psiquiatra es examinar este rompecabezas, unir las piezas en los sitios que corresponden y averiguar qué diablos está usted intentando decirse a sí mismo"



En sintonía con esa diáfana precisión que indica con ánimo constructivo cómo deben leerse las imágenes del sueño que inmediatamente sucede a continuación, creemos igualmente que el corto de 1929 Un perro andaluz hubiera ganado espectadores si Buñuel hubiera precedido el plano del ojo tajeado por la navaja con un intertítulo explicativo : "Tajear el ojo para entrar al reino maravilloso del subconsciente", o similar.

.

Volviendo al presente sueño en el que usted está embarcado y que tiene como cicerone a Leonardo Di Caprio podemos asegurarle que:

1) Se halla descontaminado de las confusas aspiraciónes filosóficas que lastraban nuestra franquicia Matrix.
2) No va a perderse en símbolos: a cada porción de contenido manifiesto le sucederá un segmento aclaratorio del contenido latente, a manera de Freud para dummies.
3) Tendrá a disposición toneladas de imágenes asombrosas generadas por CGI, así como todas las escenas de acción que, conforme a la reglamentación blockbuster, no pueden saltearse.

(Y hemos liquidado a más de un traidor pro-japonés que insinuaba que el animé Paprika, con su adminículo grabador de sueños, era sustancialmente mejor. Pero esto recordado entre paréntesis usted nunca lo sabrá).
.
.


FOTOS:
El origen/Inception, Un maldito policía en Nueva Orleans de Werner Herzog (rodaje), Spellbound de Alfred Hitchcock, El perro andaluz de Luis Buñuel, otra de El Origen/Inception, y Paprika de Satoshi Kon.


NOTA:

Post escrito bajo los efluvios del film El origen/Inception de Christopher Nolan y la novela satírica Nuestra pandilla de Phillip Roth que estoy leyendo por estos días.
.

7 comentarios:

  1. Qué genial! y qué hermosas imágenes!
    Pablot, que disfrutes mucho de Salta!

    ResponderEliminar
  2. Me encantó!!!
    Es excelente!!! Si me das tu autorización voy a llevar el texto a clase para trabajar con mis alumnos!!!!
    Besos
    Giselle

    ResponderEliminar
  3. Giselle:
    Gracias por el mimo, y respecto de utilizarlo en tus universitarias clases, ma que permiso ni que ocho cuartos,adelante, usted es de la casa!

    Beso.

    ResponderEliminar
  4. Nuevamente me veo en la tentación de comentar una película a cuya proyección todavía no asistí, ya que los escasos segundos que vi de la horrible versión cam que está disponible para bajar en la red no califican, situación absurda por definición.
    Pero de lo que quiero hablar es de la sensación que me producen los comentarios de quienes si la vieron.
    Por un lado está el espectador medio, a quien la peli le gustó y lo entretuvo pero que, para lavar vaya uno a saber que oscuras culpas por haberla disfrutado, advierte (como me dijo textualmente Nacho, un compañero de laburo): “Pero ojo que es pochoclera”. Lo que me da muchas ganas de verla.
    Es que si hoy John Ford con una de vaqueros o Tourneau con una de terror o cualquiera de los artesanos que en los 40s y los 50s hacían cine de género, filmaran hoy, serían tildados de pochocleros, y yo los iría a ver sin la más mínima duda.
    Y por el otro están los críticos de la corriente neocinéfila del Amante, Porta Fouz et al, a quienes no les gustó para nada y basan su crítica esencialmente en dos puntos:

    uno, que Nolan no filma los sueños como Buñuel, Dalí o Lynch quienes, como vendrían a ser el non plus ultra en el tema del sueño, impusieron la fórmula sueño = incoherencia-surrealista, por lo tanto cualquiera que mantenga un hilo narrativo en una filmación que represente un sueño es un conservador y no corre riesgos.
    Al margen de que mi chirría la idea de que no respetar una fórmula pre-establecida (aún cuando esta implique la supuesta libertad del absurdo) sea ser conservador y de que correr riesgos no me parezca una condición necesaria para hacer una buena película, le hice un comentario a Porta Fouz en el hipercrítico respecto al siguiente planteo: En mi escala personal de valores, en el tema del sueño no hay nada que supere a lo que Neil Gaiman hizo con The Sandman, entonces, por analogía a su crítica, se me podría ocurrir reprocharle a Buñuel el no haber incluido la relación entre El Señor del Sueño y su hermana Muerte en El Perro Andaluz, aún cuando Neil Gaiman no hubiese nacido cuando fue filmada.

    Dos, aparentemente, (dado que yo no la vi) Nolan incurre en el defecto, pecado de los pecados, de haber narrado una historia lineal y que se entiende y, horror! para colmo, haberla realizado, por diseño, para entretener.

    Todo eso también me da muchas ganas de verla.
    Y bueno, tendré que salir de la cueva e ir al cine. Después la peli podrá o no gustarme, pero si ocurre esto último no será porque no sea lo suficientemente inentendible como para producirme una inquietante sensación de aburrimiento.

    ResponderEliminar
  5. Rody:
    Está bárbaro comentar una película que uno no vió, porque de esa manera no hay barrera alguna entre la "cosa en sí" (es decir,la peli misma)y lo que uno quiere que sea o no sea (un freudiano diría "proyección", no yo, por favorrr).
    De hecho, es un buen ejercicio literario.

    Ahora bien, no sé qué escribió Porta Fouz, no estoy contra el cine pochoclero y no le pido a Nolan que haga un Buñuel,un Lynch, ni siquiera otro Batman.

    El Origen literalmente me entretuvo (me tuvo entre que ingresé a la sala y el momento en que salí), pero más allá de unas deslumbrantes imágenes (bastante usuales en los últimos "tanques"), me supo a poco: amaga complejidad y deviene en chatura.
    La acción, nada trepidante (prefiero la saga Bourne, mirá lo que te digo) y muy pegada al argumento con plasticola, mientras que los personajes...¿qué personajes?
    Puro diseño de producción, no alcanza.

    Por otra parte,¿quién sabe qué filmaría hoy John Ford si viviera?
    Lo que es seguro es que en sus películas no andaba explicándo e interpretando por vos lo que iba narrando.

    Bueno, gracias por tu comentario apasionado, espero con ganas que veas El Origen para corroborar o no tus impresiones.

    Y una más. Acuerdo 100% con que la novela gráfica Sandman es una especie de cumbre respecto del tratamiento del sueño; y en su busqueda rapiñosa de material, más tarde o más temprano...¡ya veremos como Hollywood la arruina!

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. "Lo que es seguro es que en sus películas no andaba explicándo e interpretando por vos lo que iba narrando."


    mmmm! esto si es algo que me quita un poco de ganas de verla, pero supongo que la curiosidad vencerá.

    En cuanto a John Ford, yo tampoco tengo la menor idea de que podría, o aún si podría, estar filmando algo hoy por hoy; entonces cambio mis dichos y planteo: si hoy se estrenaran La Diligencia, o Fuerta Apache o ... serían tildadas de pochocleras.

    Y siguiendo en la línea de la crítica de películas no vistas o, en este caso, no filmadas, sólo Hollywood podría poner la guita y la tecnología para contratar a Miyasaki y hacer una versión 3D de Los Cazadores de Sueños, la novela escirta por Gaiman e ilustrada por Yoshitaka Amano

    ResponderEliminar
  7. Muy buena interpretación de la peli ,pienso lo mismo muy bonito el envoltorio pero el interior no me acabó de convencer,saludos!

    ResponderEliminar