sábado, 8 de agosto de 2009

Ese poster

.















.

En el principio fue el Nostromo, un carguero espacial interceptado por un pedido de auxilio en su regreso a la Tierra .
Saliendo de las - bellísimas - cabinas-pétalos que los mantenían en estado letárgico, los 7 viajeros se dirigen, entonces, al planeta emisor de la señal, ignorando que una vez allí estarán embarcando a un nuevo pasajero en el estómago del pobre John Hurt, uno que irrumpirá sangrientamente para ocultarse en los recovecos góticos de la nave y evolucionar rápido, aniquilando en forma espeluznante a todos menos a una.

Estuvo muchos años el afiche de Alien en mi cuarto adolescente.
Me había costado conseguirlo: nunca viene mal recordar que hubo una época sin Internet, en la que querer algo de esto y obtenerlo no era cuestión de clicks sino de movilizarse.

Allí, en el cartel, la profundidad de esa ventana hacia el universo oscuro, el terroso huevo rajándose, la imposibilidad de definir la red oseo visceral de abajo y, en particular, la leyenda "En el espacio nadie te escucha gritar", reverberaban en mi angustia adolescente, la espejaban.
¿Hacia dónde iba a dirigir mi vida? ¿qué querían las mujeres?, preguntas sumadas a la proximidad ominosa de la colimba, al miedo a "circular" de noche, a la sombra rasante de los patrulleros policiales...

Alien, el octavo pasajero, título con que se estrenó en la Argentina del ´79 y vi en doble programa en el hoy extinto Palacio del Cine de Almagro.
Ahora, en ese espacio los evangelistas te escuchan gritar.
.
.

8 comentarios:

  1. Qué buena la imagen inicial de Alien, con el Nostromo que pasa, y pasa, y pasa y pasa, inspirada en la idea del tren de carga!

    ResponderEliminar
  2. Inolvidable, Pablo, especialmente la parte en donde la extraña criatura sale del pecho de un tripulante. Por eso yo nunca viajo a otros planetas (salvo que estén dentro de nuestro sistema solar)

    ResponderEliminar
  3. Sí Carla, concuerdo tanto con tu apreciación de "inolvidable" que decidí escribir un poco más sobre el bichaco de marras.
    "Alien semblanza": mañana lo posteo
    (Coming to a blog near you)

    ResponderEliminar
  4. Qué genial es Alien! una de las muy, muy pocas películas de ciencia ficción que me gustan. Quizás porque no es tan de ciencia ficción, es de neura-ficción. El pasajero está adentro, eso es lo maravilloso. Y los monstruos creados por GIGER!
    Te mando un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Otra perspectiva mas retrospectiva...

    Seria muy loco pensar en alien como el "Alien que surge de cualquiera de nosotros en un "Dia de Furia"

    O todos nos reconocemos integros y jamas nos preguntamos, que paso ? y ese quien fue ?

    ResponderEliminar
  6. Evidentemente Javier, algo de eso hay, uno es una suma de partes a veces inconexas. La integridad bien puede pensarse como construcción a partir de piezas sueltas.
    Uffff, ¡qué nivel de abstracción!

    ResponderEliminar
  7. No se ustedes,pero a mi ese tipo de peliculas me dan miedo(la naranja mecanica aun mas!).Yo sigo prefiriendo peliculas de universidades o de chicos.Sorry.

    ResponderEliminar
  8. Kike:
    Los miedos en la ficción son muy disfrutables, excepto cuando se incorporan a tu psiquis para reaparecer en tus pesadillas diurnas y nocturnas, entremezclándose con los terrores más cotidianos, que vendrían a serlos fantasmas propios de cada uno.

    Además, si hablamos de películas de universidades o chicos, ¿acaso "Porky´s" no era de terror?

    ResponderEliminar